La proporción aúrea de Twitter

La historia de Twitter es menos conocida que la de Facebook, aunque escarbando un poco seguro que se podría hacer una superproducción hollywoodiense.  

Hace bien poco ha aparecido el libro “La verdadera historia de Twitter”, un libro escrito por un periodista de The New York Times que al parecer ha conseguido desvelar algunos de los secretos mejor guardados. De los cuatro fundadores sólo queda uno en la compañía; todos, al parecer, al cual más trepa y con ansias de poder y fama. La empresa se fundó de la forma más inverosímil (algo bastante más común de lo que parece). Inicialmente Twitter se llamó Stat.us (compartir estados), más tarde Twitch (tic nervioso) y por último, antes del nombre definitivo, se llamó Twttr, sin vocales. El primer logotipo es algo anticuado, pero recordad que estamos hablando del año 2006, con pocos medios y sin departamento de diseño en la compañía. El primer tuit que se conserva por ahí es el de Jack Dorsey, cofundador de la red social, lanzado el 21 de marzo de 2006 y dice ”just setting up my twttr” (total, que el tipo estaba ajustando su twitter).

Otra curiosidad es, una vez más, acerca del logotipo. Tras pasar a llamarse Twitter, los cuatro muchachos decidieron modificar la imagen y accedieron a una de esas webs donde los creadores cuelgan sus bocetos e ideas y las venden al mejor postor. Allí encontraron la imagen de un pájaro encaramado a una rama. El dibujo era de un diseñador gráfico inglés que vivía en Japón y que se enteró mucho más tarde que Twitter había utilizado su diseño, previamente comprado por 15 dólares. En 2009 tuvieron que modificar el diseño por exigencias legales, y poco a poco aquél pajarito escuálido sin alas se ha ido convirtiendo en lo que es ahora, el alado regordete azul de Twitter. 

Dicho esto, no me voy a extender más en contaros curiosidades sobre esta red de microbloggin (también llamado nanobloggin, que me mola más). Hay muchos cotilleos, habladurías y rumores (sobre los 140 caracteres, sobre la privacidad, sobre las cuentas para empresas...) Quien quiera conocer más detalles al respecto, que compre el libro o indague en San Google. Lo que yo quiero contaros es la experiencia personal y la evolución que he sufrido/disfrutado a lo largo del tiempo en Twitter.

El pajarraco este dice que mi cuenta está activa desde Diciembre de 2010, aunque he podido comprobar que, como buen enreda y probador de redes sociales, tengo otras creadas en 2006 , 2007 y 2009, dos de ellas obsoletas y otra convertida en cuenta secreta (imagino que todos sabéis y tenéis una cuenta secreta, por mucho que lo neguéis). En cualquier caso he podido ver todos y cada uno de los diseños que ha tenido, siempre desde el punto de vista de un simple usuario de esta red social, sin dar ni más ni menos importancia a un diseño agradable en cuanto a la forma, el color y todo lo que transmite.
Pero, cierto día, tratando de aprender más acerca del diseño de logotipos, me encontré con algo desconocido para mi (al menos desconocido por su significado, ya que conocía la técnica que se utiliza por ejemplo al diseñar un dibujo animado). Se trata de la "Proporción Aúrea". 
La Proporción Aúrea (o Número Áureo, o Divina Proporción, entre otras denominaciones), es una curiosa relación matemática presente en la naturaleza: en las nervaduras de las hojas, en el grosor de las ramas, en el caparazón de moluscos, en las semillas de los girasoles, en los cuernos de las cabras, incluso en el cuerpo humano. En la web de Brandemia explican en qué consiste con más detalle. "Para definir de una forma entendible el número áureo, podemos decir que, suponiendo que tengamos una cuerda recta y la dividamos en dos trozos uno grande y otro pequeño, la proporción resultante de dividir la cuerda completa entre el trozo grande es idéntica a la proporción resultante de dividir el trozo grande entre el pequeño. En ambos casos será 1,618, el número áureo. Esta relación tiene también que ver con la famosa serie de Fibonacci, donde cada número se obtiene sumando los dos anteriores: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21... La relación entre estos números respeta la Proporción Áurea y su colocación concéntrica, genera la famosa forma de caracola." Vale, vale, no pongáis esa cara, y os pongo un ejemplo con algunos logotipos, donde se encuentran claros ejemplos:

Y, ¿para qué sirve realizar un diseño en base a esta fórmula? En un primer lugar podría servir para realzar el valor/preocupación por la naturaleza, por todo lo natural y el cuidado medioambiental. Pero, la verdadera pregunta que debemos hacernos es ¿realmente influye esta proporción en el resultado estético de la obra? Algunas personas opinan que existe una excesiva mitificación de este número y que su presencia no potencia la belleza ni el equilibrio de los objetos, que es una simple ensoñación de la mente creativa, en su afán por justificar sus decisiones. Tampoco queda claro qué hay de veraz en las historias que se cuentan sobre esta proporción. Muchas personas excépticas afirman que ni la Gioconda ni el Parthenon están construidos en torno a esos patrones, sino que se trata de aproximaciones casuales que la mente humana se obceca en mitificar. De una forma u otra, esta ley matemática, así como su historia y su relación con la creatividad humana resulta fascinante y misteriosa, y su vínculo con el diseño actual de logotipos es sin duda un tema curioso.
En el caso de la proporción aúrea de Twitter, el diseño va más allá del logotipo. Llega incluso al propio diseño de la página web, donde el diseño está basado en esta técnica.

Se busca la perfección en todo momento, incluso en un simple pajarraco azul o en una manzama mordida. Ahora, cuando vayamos a diseñar nuestro próximo logotipo, seguro que probamos con esta técnica.

0 comentarios :

Publicar un comentario