Los 5 principios de lean

Cuando estudié marketing, en logística y transporte me hablaron de Lean Manufacturing. Se trata de un método que reduce al mínimo 8 funciones: sobreproducción, transporte, tiempo de espera, inventario, exceso de procesado, movimiento y defectos y potencial humano subutilizado.

Ahora ese término se ha transformado y convertido en una filosofía de trabajo que todos podemos aplicar…

Rebuscando en la red, encontré un magnífico post de Mayte Bareño, Directora de Marketing de BBVA Consultoría, así que he preferido reproducirlo literalmente ya que explica de una forma sencilla en qué consiste y la forma de aplicarlo.

"¿Qué es eso de lean? La primera pista la encontramos en el significado de la palabra. Lean es una palabra inglesa utilizada aquí en su acepción de magro, sin grasa.

Podríamos definir este pensamiento, por tanto, como la búsqueda continua de más valor para el cliente con menos desperdicio, eliminando todo aquello del proceso que no aporta valor.

Atendiendo a esta definición, lo primero que deberíamos de tratar de acotar es qué es valor y qué es desperdicio para una empresa. En este sentido Daisy Escobar (profesora y experta en Dirección de Operaciones y Supply Chain Management) nos invitaba a hacer el ejercicio con los supermercados Día y la cadena de ropa Zara. Para la primera, el atributo de valor es el precio y para la segunda “moda fresca”, por tanto, cada una tendrá que enfocar el adelgazamiento de sus procesos hacia aquellos aspectos que contribuyan al atributo de valor propio. Por ejemplo, en el caso de Día hacia eliminar costes y en el de Zara hacia eliminar los cuellos de botella que le permitirán ser más ágil.

En el pensamiento lean, son 3 los objetivos que se deben conciliar:

Efectividad / calidad: Grado en el que se satisfacen, e idealmente se exceden, las expectativas del cliente.

Eficiencia: Uso adecuado de los recursos para ser efectivos. Tiene que ver con eliminar lo que no aporta valor a la experiencia del cliente.

Mejora e innovación: Todos los procesos tienen que revisarse para mejorar de manera constante, innovando en el proceso, pues se trata de que la creación de valor para el cliente sea continua y superior cada vez.

Como vemos, el cliente (interno o externo) es el centro del pensamiento lean, todo gira entorno a la experiencia que queremos que tenga con nosotros, con la empresa. Y todavía cobra más importancia en los procesos de servicios donde debemos escuchar lo que el cliente nos dice para incorporarlo al proceso. Dado que los clientes son diferentes, tienen necesidades diferentes y esto repercute en la manera en la que se relacionan con nosotros y los procesos de dicha relación. Para gestionar esta variabilidad del cliente, es importante fijarnos en las etapas de la experiencia del cliente: Llegada, solicitud, capacidad y esfuerzo del cliente y la preferencia.

Hay otro aspecto que me gustaría apuntar aunque sea someramente y es que también es parte clave de la filosofía lean la aportación de las personas que están involucradas en los procesos. Nadie como el que trabaja cada día en algo sabe qué cosas se pueden mejorar y tiene las ideas para llevarlo a cabo.

Para terminar, os dejo con los 5 principios de lean de Womack y Jones, que resumen la puesta en práctica de esta filosofía:

1.- Especificar el valor para el cliente.

2.- Identificar la cadena de procesos que aportan valor en cada servicio.

3.- Buscar que el servicio fluya a través de los pasos que crean valor eliminando el desperdicio.

4.- Permitir que el cliente utilice el servicio cuando lo necesite (crear un sistema pull).

5.- Gestionar hasta la perfección, esto es, que el número de pasos y la cantidad de tiempo e información necesarios para llegar al cliente vaya disminuyendo continuamente.

Espero que este ligero aperitivo os abra el apetito para ahondar en el fascinante mundo lean. Si es así, quizá os interese la píldora formativa sobre Lean Entrerprise."

Puedes ver el post completo aquí.
Otros enlaces: Blog BBVA Consultoria - Lean


2 comentarios :